Carlos Santos transmuta vino en pintura en «Efluvios e abrazos»

j. b. LALÍN / LA VOZ

VEN A GALICIA

El artista expone en Monforte una serie de obras con de la victoria de España en el Mundial del 20120 como trasfondo

23 nov 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

En plena vorágine ya del controvertido Mundial de Catar, otra cita futbolística, la del 2010 en Sudáfrica con España levantando el trofeo de campeones, sirve como eje inspirador para la nueva exposición de Carlos Santos, artista colombiano afincado en Lalín. Efluvios e abrazos se denomina una muestra donde el pintor transmuta el vino en óleo para elaborar sus obras, con la celebración festiva por el éxito deportivo, en trazos muy esquemáticos, como protagonista. Está abierta en el Centro do Viño Ribeira Sacra en Monforte de Lemos hasta el día 18 de diciembre.

Carlos Santos destaca que emplea por primera vez el vino tinto, de dos características diferentes para conseguir una mayor o menor tonalidad sobre el lienzo, para crear pinturas. Resalta que el fútbol siempre despierta emociones, renovada en cada partido aunque siempre sean once futbolistas contra otros once con un balón en disputa. Cree que «a vitoria que tomamos como nosa é unha emoción vinculante e embriagador; o esforzo e a derrota do rival celébrase cunha aperta, un momento de máxima euforia semellante aos efluvios que suscita o viño».

El artista recuerda que ya en el 2005 durante una estancia vital de varios años en Ecuador comenzó a interesarse por «as expresións dramáticas dos rostros dos futbolistas». La visión en el 2010 de una de las esculturas más emblemáticas de Juan Genovés, denominada Abrazos, y la historia que hay detrás de ellas le conmovió y le hizo preguntarse qué historia o mensaje subyace en el mundo de los abrazos en el deporte. Decidió darles vida sobre el lienzo, con la victoria de España en el Mundial del 2010 como referencia, resaltando además que tal vez «poderiamos abrazarnos todos os días por tantos goles de resiliencia que marcamos».

Las obras de pequeño y mediano formato las decidió pintar con vino como «sinónimo de convívio, cunha arela; polos nosos triunfos persoais e sociais poderiamos matinar sobre apertas máis colectivas e amables como no 2010». La exposición está abierta al público en el horario de funcionamiento del Centro do Viño Ribeira Sacra.