Patrocinado por

Los «hijos» del Camino Portugués: siete variantes desde Portugal a Santiago pasando por la Galicia bonita de las Rías Baixas

María Hermida
María Hermida PONTEVEDRA / LA VOZ

VEN A GALICIA

Un grupo de peregrinos, este sábado, a su paso por el municipio de Ribadumia
Un grupo de peregrinos, este sábado, a su paso por el municipio de Ribadumia ADRIAN BAULDE

¿Hay peregrinos para todas las rutas que vienen desde el país vecino y tocan la comarca de Pontevedra? Este año así. Descubre los senderos que empiezan a estar de moda

31 jul 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Dejó escrito el poeta que «caminante no hay camino, se hace camino al andar». Y vienen a cuento los versos de Antonio Machado porque a partir de ahora tocará comprobar si los peregrinos, al andar, le dan o no categoría de caminos a las rutas, jacobeas o no —hay una mariana— que parten de Portugal y tocan la comarca de Pontevedra en su paso hacia Compostela. Es como si fuesen hijos del Camino Portugués más conocido. Aunque lo cierto es que todos hunden sus raíces en la historia y cada uno tiene su razón de ser. Actualmente, hay al menos seis vías o variantes para hacer a pie desde el país vecino a la zona pontevedresa; desde la tradicional hasta el novedoso Camino de Taverneiro pasando por la citada ruta mariana. Algunas se cruzan y permiten hacer combinaciones. ¿Hay peregrinos para todas estas rutas, sean oficiales o estén en vías de conseguirlo? Nada mejor que preguntarle a una voz autorizada en la materia, la de Tino Lores, presidente de los Amigos del Camino Portugués y gran artífice de que esta ruta xacobea sea hoy un motor económico, para averiguarlo. «Este año hay peregrinos para todos. El problema es que la infraestructura que se monta un año Xacobeo luego hay que mantenerla en el tiempo», dice. En cuanto a que proliferen nuevas rutas, Lores lo tiene claro: «El peregrino puede caminar hacia Santiago por el sitio que elija. Ese es el verdadero espíritu. Los caminantes hacen el camino». 

CAMINO PORTUGUÉS

El tradicional, que podría dar el campanazo este año. Es la vía más conocida, que puede iniciarse en Lisboa y entra en Galicia por Tui. Es el que atraviesa la ciudad pontevedresa y también la ruta jacobea que cuenta con todos los servicios, desde red de albergues a transportes de mochilas y demás. Este año puede batir su propio récord. La asociación Amigos del Camino Portugués, que gestiona el albergue de Pontevedra, calcula que en el 2022 pasaron ya entre 40.000 y 60.000 peregrinos y no ven descabellado que a final de año se pase por fin de esa barrera simbólica de los 100.000 caminantes. Seguramente, esa cifra se hubiese superado ya si el covid no se metiese por el medio. El verano está surtiendo al camino de peregrinos de forma tremebunda. Al paso por Pontevedra, sobre todo cuando se impone la canícula, hay muchos que cogen la variante del río Gafos. Es decir, el sendero pegado al cauce, que evita un tramo de carretera. En este caso, hay que tener prudencia de noche, porque no hay luz. 

VARIANTE ESPIRITUAL

El balcón a la ría de Pontevedra. Es prácticamente lo mismo que el Camino Portugués. Pero, en vez de tirar por el interior hacia Barro y Portas, al llegar a Pontevedra —concretamente, a la Ponte das Cabras— se toma la Variante Espiritual para ir hacia el monasterio de Poio y, luego, Combarro. Se sube después el Castrove y se accede hasta Armenteira, en una etapa que desde Pontevedra suma 21 kilómetros. Tomar este desvío, que se comenzó a gestar en el año 2011 y que antes de la pandemia lograba seducir a unos cinco mil peregrinos año, implica también entroncar con la famosa Ruta da Pedra e da Auga o la posibilidad de elegir, llegados a Vilanova de Arousa, hacer el remonte del Ulla en barco o ir andando hasta Vilagarcía para salirle luego al encuentro al Camino Portugués. La ruta cuenta con un albergue en un sitio privilegiado, en Armenteira, a tiro de piedra del monasterio. Y encandila por sus vistas descomunales a ambas rías. 

RURA DEL PADRE SARMIENTO

Por las entrañas de O Salnés. En este caso, se podría decir que es una variante de la variante. Para entendernos: se puede hacer el Camino Portugués tradicional desde el país vecino y, al llegar a Pontevedra, coger la ruta de la Variante Espiritual. Si al llegar a Combarro, en vez de subir hacia el monte Castrove se sigue hacia Sanxenxo se puede hacer la ruta del Padre Sarmiento, que lleva al peregrino por todos los rincones de la ría de Arousa, desde O Grove hasta la Illa de Arousa pasando por Cambados, Vilanova y Vilagarcía. Luego se camina hacia Catoira y, de ahí, Padrón y Santiago. La Mancomunidade do Salnés, promotora de esta ruta, dispone de numerosa información al respecto. Este camino se divide en nueve etapas, contabilizando de Pontevedra hasta Compostela. 

CAMINO DE LA COSTA

La variación está antes de Redondela. Es el mismo que el Camino Portugués tradicional desde Redondela. Pero, antes, varía. Permite venir desde Oporto pegados a la costa. E implica cruzar el Miño en barco para desembarcar en A Guarda. Luego pasa por Baiona y Vigo, lo que proporciona caminar por sendas con enorme belleza paisajística. Dentro de este camino, en el tramo portugués, hay una variante más. Existe una senda litoral aún más pegada a la costa que este camino, que ahora eligen algunos peregrinos. Este sendero con olor a salitre solo está presente en el tramo portugués. Antes de cruzar la frontera entronca ya con el Camino de la Costa. En Redondela, la ruta de la costa confluye ya con el Camino Portugués tradicional. Por él se siguen los pasos hasta Santiago de Compostela. 

CAMINO DE TAVERNEIRO

El más novedoso, pero que empieza a recibir peregrinos. Es una de las rutas más novedosas, pero empieza a recibir peregrinos. Hace unos días pasó por él un grupo de Madrid formado por cien jóvenes. El tramo portugués se está definiendo todavía. En Galicia, pasa por los siguientes lugares: Salvaterra, Ponteareas, Santiago de Borbén, Pazos de Borbén, Ponte Caldelas, Santiago de Loureiro, Carballedo (Cotobade), Quireza, Codeseda, A Estrada, Pontevea y luego ya Compostela. Este camino de nuevo cuño busca honrar la memoria de Ignacio Taverneiro, un peregrino «pobre de solemnidad» fallecido en A Estrada en el año 1784, durante en el viaje de regreso de su peregrinación. 

VÍA MARIANA LUSO-GALAICA

No es una ruta xacobea, pero sí pasa por Santiago. Que nadie se ofenda por incluirla como un camino más. No se trata de una peregrinación hacia Compostela. Pero sí de una ruta más desde Portugal a pie hacia Santiago, aunque en este caso la capital gallega no sea una meta, sino una parada más hacia el destino final: Muxía. La vía mariana es un camino para unir los santuarios de devoción mariana desde Braga hasta Muxía. En Galicia, pasa por santuarios como los de Augasantas (Cotobade) o Amil (Moraña). Luego toca también Cuntis. Son casi 400 kilómetros desde Braga a Muxía y puede hacerse de ida y vuelta, con lo que los peregrinos pueden solicitar credencial tanto en un extremo como en el otro. 

CAMINO DE TORRES

La reivindicación portuguesa. En este caso, se trata de una variante al Camino Portugués que únicamente afecta al país vecino. Portugal reivindica el llamado Camino Torres que, en lugar de salir de Oporto como la ruta tradicional, arranca en Salamanca y luego va serpenteando hacia el norte de Portugal, pasando por Amarante, Guimaraes o Braga. Es en Ponte da Lima donde entronca con el Camino Portugués, por el que se continúa hasta Santiago. Esta variante fue la que hizo Diego Torres Villarroel, escritor, dramaturgo y médico salmantino, en el siglo XVIII.