Patrocinado por

Gondomar da licencia para su primer apartotel, que se levantará en Mañufe

Monica López Torres
mónica torres GONDOMAR / LA VOZ

VEN A GALICIA

El Concello tramita 10 licencias al mes para construcción de nuevas casas

22 jun 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

«Gondomar ya no es un municipio domitorio», considera el alcalde, Francisco Ferreira. El único municipio de la comarca sin costa centrifuga proyectos residenciales y es, por quinto año consecutivo, uno de los que más crece en población en el área de Vigo, solo por detrás de Tui. «Desde que comenzó la pandemia, en el 2020, nuestro padrón ha engordado en más de un millar de personas», confirma el regidor. Gondomar es uno de los pueblos que más peso ha ganado tras el éxodo de las ciudades por el covid y se ponen en marcha nuevos proyectos. El alcalde, Francisco Ferreira, confirmó ayer que acaban de dar licencia para el que será el primer aparathotel del municipio. El regidor mostró su satisfacción por concretar proyectos novedosos como este o el que ultima ya su tramitación, presentado hace unas semanas como «el mayor glamping de Galicia».

En ambos casos, los promotores han buscado ubicaciones en medios naturales. El glamping, cuya licencia «está solo pendiente de unos informes del arquitecto municipal», se planea en una parcela de 5.070 metros cuadrados en la parroquia Peitieiros y el nuevo apartahotel se levantará en la de Mañufe. Se trata de un diseño del arquitecto Pablo Muíños Pazos, autor también de la renovación completa de la Plaza de A Paradela y con varios premios de arquitectura en su haber. El nuevo apartahotel, «de líneas limpias y sencillas, se compone de tres piezas de alojamiento independientes y una zona anexa de servicio», explica su ideólogo Pablo Muíños. Cada apartamento consta de un salón comedor, cocina, un dormitorio triple, cuarto de baño y una amplia terraza. Sobre el diseño, Muíños destaca que «la edificación busca una integración en la parcela y en la topografía, elevándose mínimamente sobre el terreno para apoyarse simplemente en el terreno e interferir lo menos posible en el entorno rural». La escasa altura de la edificación hace que el volumen no se posicione como un elemento invasor y minimice su impacto visual, añade el arquitecto gondomareño. Destaca además «la integración arquitectónica y la sostenibilidad», como elementos básicos de la concepción, buscándose la reducción de consumos energéticos y el autoabastecimiento eléctrico.

Otro punto de partida fue la adaptación del conjunto en temas de movilidad. La tercera unidad de los apartamentos está completamente adaptada a personas con movilidad reducida.

Pablo Muíños explica que el apartahotel, cuya construcción de iniciará de inmediato para que pueda estar en funcionamiento de cara al próximo verano, «se orienta, principalmente, a un turismo familiar que busca un lugar de descanso en un entorno rural, donde disfrutar de la naturaleza y de la tranquilidad, además de disponer de la cercanía de la playa, de la montaña y con la oferta cultural, gastronómica, festiva y de servicios que Gondomar ofrece».

El alcalde destacó el potencial de ambos proyectos en la creación de empleo y en la diversificación de los servicios. La actividad en el departamento de Urbanismo evidencia el atractivo del municipio. «Estamos tramitando una media de 10 licencias de obra nueva al mes y también hay un repunte considerable de peticiones para hacer todo tipo de reformas, bien en casas antiguas como en segundas residencias que ahora pasan a ser primeras», indica el regidor.