Los hoteles hicieron su agosto en un puente del Pilar «muy bueno» para el sector

beatriz antón FERROL / LA VOZ

VEN A GALICIA

La recepción del Parador de Turismo, en una imagen tomada este lunes
La recepción del Parador de Turismo, en una imagen tomada este lunes CESAR TOIMIL

Aunque hubo excepciones, casi todos los alojamientos de Ferrol y Narón superaron el 80 % de ocupación y algunos incluso llegaron al 100 % algunos días

12 oct 2021 . Actualizado a las 20:53 h.

Puede que Ferrol y su comarca no tengan el tirón turístico de las Rías Baixas, Santiago o la Costa da Morte, pero los hoteles de la zona no solo no se pueden quejar del balance que ha dejado en sus cuentas el puente del Pilar, sino que algunos incluso lo califican de «excelente». «El puente ha sido muy bueno y nos ha sorprendido gratamente. Hemos tenido un 90 % de ocupación, casi todo de turismo nacional y también con bastantes peregrinos del Camino Inglés», comenta con satisfacción el recepcionista del Hotel Silva.

Las palabras de este profesional resumen bien el sentir general de un sector que estos últimos días ha conseguido hacer su particular agosto en pleno octubre gracias a la festividad del Pilar y al sol reinante en los últimos días. «Hubo gente que tenía la reserva solo para un día y al ver que iba a hacer buen tiempo decidió alargar la estancia», advierten desde el Silva.

Igual de satisfechos se muestran desde el Gran Hotel Ferrol y el Hotel Valencia de la urbe naval, donde la ocupación fue de un 75 % el viernes, domingo y lunes, mientras que el sábado se alcanzó el 100%. En el Hotel Alda Suizo, donde se registró casi un 80% -concretamente, un 79,5 %-, también se sienten complacidos. Y el director del Parador de Turismo, José Antonio Cedena, se manifiesta igualmente contento con los resultados. «El viernes estuvimos algo más flojos, con un 60 % de ocupación, pero el sábado y el domingo llenamos y la noche del lunes alcanzamos un 80 %. El tipo de cliente sí ha cambiado algo con respecto al año pasado. Hemos tenido bastantes huéspedes extranjeros, sobre todo alemanes y muchos de ellos del Camino Inglés», comenta Cedena.

El tirón de la ruta jacobea cada vez va a más y así lo confirman también al otro lado de la recepción del Hotel Real de la calle Dolores, donde el puente del Pilar se saldó con una ocupación media del 70%. «El Camino Inglés tira mucho y prueba de ello es que los únicos turistas extranjeros que tuvimos estos días, de Estados Unidos y Portugal, vinieron para hacer la ruta», explica el recepcionista del Real, Nacho Galego.

Como en la mayoría de los establecimientos de la zona, el turista nacional fue el predominante este puente en el cuatro estrellas Sercotel Odeón de Narón, donde el viernes y el sábado la ocupación alcanzó el 100 % y el domingo se situó en un 90 %, según apunta la directora, Bibiana Reyes. Y en el Pazo Libunca, la encargada, María Penabad, también se muestra satisfecha con la ocupación registrada, que fue de un 90 %: «Tuvimos turismo nacional de Madrid, Valencia y Cataluña, tres familias de Portugal y también clientes de Galicia, gente de las Rías Baixas que subió al norte huyendo un poco de la masificación que hubo allí estos días».

Con todo, hubo excepciones, como el Hotel América de Ferrol, donde no se superó el 60 %, aunque Julio Piñón, el director, no se deja de llevar por el lamento, porque el pasado verano, incluido septiembre, fue «espectacular».

MASSUD Y MUNNI, BANGLADÉS

«El paisaje es precioso y la comida está riquísima»

B. A.

Toparse con un turista alemán, francés o italiano a las puertas de un hotel ferrolano no es nada raro -el Camino Inglés atrae a muchos extranjeros de esas nacionalidades a este rincón de Galicia-, pero tropezarse con un matrimonio de Bangladés como el formado por Masud y Munni ya resulta más extraño. «Nuestra hija está casada con un ferrolano. Viven en Madrid pero este semana vinimos aquí para estar con su familia», comenta Masud. A las puertas del Parador de Turismo los esperaba ayer su consuegro para llevarlos de visita a Santiago, tras haber pasado varios días recorriendo la zona de Ferrol y Valdoviño. «El paisaje es precioso, la gente es maravillosa y la comida está riquísima. ¿Qué más se puede pedir?», apunta sonriente Masud antes de poner rumbo a Compostela.

CARLOS MARTÍNEZ (MADRID)

«Las vistas de las playas sin edificios son impagables»

B.A.
 

Carlos Martínez es un sevillano afincado en Madrid con raíces familiares en Ferrol. Además, del festivo del Pilar, esta semana dispone de varios días libres, así que ha aprovechado para hacer un viaje por Galicia junto a su mujer que incluye también paradas en Muxía y San Estevo. En Ferrol ha aprovechado para visitar a unos primos y pasear por Penencia. «Poder sentarte a tomar algo y disfrutar de las vistas de las playas sin edificios es algo impagable: la costa es una pasada», comenta sin escatimar elogios para el litoral del golfo ártabro. Sin embargo, lamenta el estado ruinoso de algunos edificios del viejo Esteiro, donde vivía su abuela y los bajos con el cartel de se alquila, que dan una imagen «tristona». Pero, sin duda, repetirá. «No hay empanada ni bolla como la del Valencia».

TETÉ Y NACHO (OURENSE)

«Nos sorprendió la grandiosidad del castillo de San Felipe»

B.A.

Teté y Nacho viven en Ourense, pero esta semana viajaron hasta Ferrol para disfrutar de una escapada turística de dos días. «Mi hija estudia aquí Xestión Industrial da Moda, y aprovechando que vinimos a verla, decidimos hacer un poco de turismo», explica Teté, que no conocía la zona de Ferrol. Alojados en el Alda Suizo de la calle Dolores, ayer planficaban la excursión del día mientras disfrutaban de un desayuno tipo bufet. «El lunes visitamos el castillo de San Felipe y nos sorprendió mucho su grandiosidad. No nos esperábamos algo así, es una maravilla. Y hoy queremos conocer las zonas de la playas, que nos han dicho que son muy bonitas», anunciaba Teté. Y al preguntarles por lo que no les gustó, ambos coinciden: «El abandono de algunos edificios y los locales vacíos».