Patrocinado por

La Ribeira Sacra, Oribio y Courel dan a Galicia la séptima reserva de la biosfera

m. rodríguez OURENSE LA VOZ

VEN A GALICIA

Santi M. Amil

Feijoo alude a que el reconocimiento conlleva trabajar por conservar el paisaje

16 sep 2021 . Actualizado a las 08:50 h.

Más de 300.000 hectáreas de territorio de 23 municipios del sur de Lugo y el norte de Ourense, la Ribeira Sacra, y las sierras del Oribio y del Courel, tienen la consideración desde este miércoles de reserva de la biosfera. Es la séptima zona de Galicia que consigue este galardón. Dos horas después de que el Consejo Internacional de Coordinación del Programa MaB (Man and the Biosphere), reunido en Nigeria, hiciese público el reconocimiento, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, dio las gracias en persona a los alcaldes de este territorio y a la conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez. El acto, corto pero solemne, se celebró en el Claustro de los Obispos del parador de Santo Estevo de Ribas de Sil. Fue una fiesta «moderada, pero sentida», según la definición del presidente gallego.

El presidente de la Xunta recordó que en ese mismo monasterio estuvieron trabajando en esta candidatura desde el 2019 y que este reconocimiento internacional es «un premio á singularidade dun enclave único» y un espaldarazo a una «beleza de fantasía, abrumadora». Enmarcó la distinción de la Ribeira Sacra y las Sierras del Oribio y del Courel en la «consideración global da Unesco polo traballo de Galicia para a conservación da paisaxe». Abogó por seguir protegiendo y velar «entre todos» por esa naturaleza y negó «valor social a quen queima o monte», recordando también el reciente incendio que afectó en los últimos días a Ribas de Sil. Después de llegar, hay que mantenerse, esgrimió el dirigente. «Hai que seguir traballando pola paisaxe da Ribeira Sacra, é unha responsabilidade enorme e adicional a que tiñamos hai dúas horas», proclamó, y defendió que darán los «pasos necesarios para conseguir que a Unesco a declare patrimonio da humanidade».

Feijoo considera que esta declaración mundial puede ayudar a impulsar el turismo sostenible, basado en el patrimonio cultural, enológico, gastronómico y natural, compatible con los usos agrícolas y ganaderos. Para los 23 concellos que abarca la nueva reserva de la biosfera, 18 de la provincia de Lugo y cinco de la de Ourense, la declaración es una gran noticia, según Feijoo, pues son áreas de interior envejecidas, que sufren una bajada demográfica desde hace décadas y que pueden recuperar la esperanza gracias al turismo de calidad. «É un tesouro que hai que explotar con intelixencia», subrayó, trabajando con este nuevo instrumento. El alcalde de Nogueira de Ramuín, César Parente, afirmó que es un «agasallo de valor incalculable para todos».

La conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vazquez, que intervino por videoconferencia defendiendo la candidatura ante el órgano rector del MaB, recordó que con esta séptima reserva de la biosfera, Galicia tendrá ese reconocimiento en el 35 % de su territorio. La proclamada este miércoles es la segunda de mayor tamaño en la comunidad gallega. Las otras seis son Terras do Miño; Área de Allariz; Os Ancares Lucenses e Montes de Cervantes, Navia e Becerreá; Río Eo, Oscos y Terras de Burón; la transfronteriza Gerês-Xurés y las Mariñas Coruñesas-Terras do Mandeo. Esta séptima reserva de la biosfera gallega congrega la mitad de las especies florísticas de Galicia y 277 de fauna, apuntó Feijoo.

Una vista del cañón del Sil en la zona de Doade, en Sober, con la orilla ourensana a la izquierda.

Satisfacción general ante la nueva reserva lucense de la biosfera

francisco albo

La declaración de la Ribeira Sacra y de las sierras de O Courel y O Oribio como reserva de la biosfera ha sido recibida con amplia satisfacción por las diferentes instituciones y asociaciones del territorio. «É sen dúbida unha moi boa noticia, para a Ribeira Sacra e para o conxunto da provincia de Lugo, porque supón un recoñecemento a nivel internacional da riqueza medioambiental coa que contamos», dice a este respecto el presidente de la Diputación y alcalde de Monforte, José Tomé. El reconocimiento por parte de la Unesco -añade- «dálle visibilidade e abre novas oportunidades moi interesantes para a conservación de todo ese patrimonio e, ao mesmo tempo, para o desenvolvemento sostible do territorio, tanto social como económico, tal e como promove a filosofía do programa MaB [Man and Biosphere]», añade.

Seguir leyendo