Los parques más aventureros de Barbanza

M. Casais RIBEIRA / LA VOZ

VEN A GALICIA

Tirolinas, espacios de escalada y juegos adaptados triunfan en las zonas de ocio infantil

12 sep 2021 . Actualizado a las 20:47 h.

La vuelta al cole esta semana empuja a regresar a la rutina, pero no a despedirse de los emocionantes planes con los más pequeños. Barbanza está llena de parques infantiles y de aventuras donde los chiquillos pueden disfrutar cerca de casa. En los últimos años, los espacios de juego en la comarca han ido incorporando nuevos y emocionantes atractivos para los vecinos más jóvenes, pero sin dejar de lado la seguridad. Entre ellos, los más llamativos son las tirolinas, que se han convertido en una de las atracciones más populares de todas, así como los rocódromos o las casetas y columpios adaptados para niños con problemas de movilidad.

Viaje aéreo

Entornos seguros. En Boiro, el circuito de aventuras se encuentra al lado de la playa de Barraña y allí los más inquietos podrán disfrutar del dosel y las barras de ejercicio mientras los padres se relajan en un entorno natural. Las instalaciones se completan con un curioso rocódromo de dos metros y medio de alto con las letras del topónimo del concello. Rianxo es otro de los municipios de la zona donde se pueden encontrar este tipo de divertimentos. En el Campo de Arriba, los niños pueden tirarse de una tirolina, viajar sin tocar el suelo durante metros en los que observan la alameda. El Ayuntamiento ofrece este espacio de diversión en un oasis que cumple las nuevas directrices, con suelos homologados que reducen el riesgo de daño si los pequeños se caen. Otro completo circuito de aventuras se puede encontrar en Noia, donde los pequeños deportistas podrán gastar toda su energía. Este parque está situado cerca del paseo marítimo de San Lázaro, un lugar perfecto en el que descansar después de un día lleno de actividades. Las instalaciones, que se han terminado de construir este año, se completan con una tirolina de 30 metros de largo, una zona de escalada con cuerdas, y diversas pistas de obstáculos.

Circuito para imaginar

Castillos y pulpos gigantes. No todo tiene por qué ser carreras y ejercicios. A veces los niños prefieren usar su imaginación para construir historias de misterio, o de valientes caballeros luchando contra dragones. Para esto, no hay mejor lugar que los castillos de juego instalados en diferentes lugares de Barbanza. En A Pobra, el parque situado en la zona de O Castelo es el más grande, y está situado al final de la plaza del Alcalde Segundo Durán, en pleno casco urbano. La cabaña es una pieza central del circuito, con toboganes, columpios y zonas de escalada. Las instalaciones incluyen también otro módulo para que los chiquillos de menor edad o con problemas de movilidad tengan mejor acceso. Mientras que el parque pobrense se inspira en los paraísos tropicales, el García Bayón en Ribeira ha querido mantenerse fiel a la historia. En la última renovación, se han construido instalaciones con la forma de las típicas casetas de pescadores a las que han añadido un tobogán en forma de barco. Por su parte, en Porto do Son destaca sobre todo el famoso pulpo que hay instalado en la zona infantil situada en el puerto. El cefalópodo, además de ser la seña de identidad de la localidad, se usa además como original punto de escalada. El parque de San Gregorio, en Carnota, también ha incorporado nuevos elementos para que los más pequeños muestran sus dotes para escalar, así como toboganes que dan acceso a la caseta principal. Completan las instalaciones un conjunto de columpios y muelles coloridos.

Más inclusivos

Puzles para los pequeños. Los espacios infantiles de Barbanza tampoco quieren dejar atrás a ningún niño. La modernización de los parques también ha supuesto la inclusión para los chavales con diversidades funcionales. En Outes por ejemplo, el del paseo de Tins ha incorporado una pieza de puzle diseñada específicamente para estos pequeños.