#

Una torre que recuerda cuando a los moros los molieron a palos

CRISTÓBAL RAMÍREZ

VEN A GALICIA

Cristóbal ramírez

Una excursión por montes cercanos a A Coruña ofrece todo tipo de experiencias

11 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El punto de partida de una excursión por montes cercanos a A Coruña es Carral. Allí hay que tomar un desvío a la izquierda, a Sarandóns. Y 500 metros más adelante otro a la misma mano, señalizado Aredexuxo, Sarandóns, Bordel y Cruz de Veira.

Y a serpentear por la DP-0101, cruzar el casi oculto río Barcés por A Ponte das Ovellas y subir por una carretera de ancho mediano y buen firme. A un lado y otro, viviendas unifamiliares, algunas vulgares, otras muy bien cuidadas y unas pocas, espectaculares, como la que queda a la izquierda con una magnífica galería verde. Algunos hórreos repartidos aquí y allá, la mitad no llega al aprobado y la otra mitad lo supera con creces, como un par de ellos dentro de la aldea de Bordel.

La carretera va a bordear esa aldea, pero por suerte una llamativa señal avisa de que a 200 metros se encuentra la torre de Peito Bordel, muy fácil de encontrar en ese pequeño grupo de casas. Incluso la pista gana en ancho para poder aparcar el coche.

Las sensaciones se mezclan al verla. Quedan cuatro paredes de escasa altura, pegadas a un pazo con escudo (con armas de los Andrade y los Figueroa) y gran puerta. Da pena ver aquello así, pero también resurge la leyenda de que allí en el siglo IX los moros cobraban el famoso tributo de las cien doncellas, hasta que el personal de la zona se hartó y los molieron a palos. Una placa en una casa cercana lo recuerda. En cualquier caso, la torre -y ya no digamos el edificio- es muy posterior al siglo IX, quizás del XII.

Siguiendo esa carretera se desemboca en otra que por la izquierda conduce a Montouto y por la derecha Herves. Justo en ese punto fue construida una minúscula zona de descanso que antes era muy apreciada por quienes recorrían el Camino Inglés, que ha vuelto a recuperar el pulso viendo pasar gente rumbo a Santiago.

Y como no debería haber sitio mejor, esa zona de descanso se construyó sobre (y son palabras textuales del PXOM de Abegondo) «un conxunto de estruturas concéntricas que defenden un pequeno recinto interior de forma rectangular». Es posible que en su origen tuviera dos líneas de murallas separadas por un foso, quizás un segundo foso y otra línea de defensas más, pero ya la carretera había pasado por allí destruyendo lo que se encontraba a su paso. Encima, por la parte de atrás se construyó una vivienda.

Es bueno sentarse en el lugar y recordarlo. Para que no vuelva a haber agresiones a ese bien histórico y, desde luego, económico que es el patrimonio.

ZONA DE DESCANSO

43º12'10''N 8º20'43''W.

LA FOTO MÁS PERSONAL

Con la torre de Peito Bordel.

EN BICICLETA

Solo para adultos.

EL DESAFÍO

Descubrir las estructuras concéntricas.