Patrocinado por

Los nuevos Caminos se erigen como polos de atracción de turistas

M. x. Blanco RIBEIRA / LA VOZ

VEN A GALICIA

Unos 200 peregrinos recorrieron A Orixe y más del doble, la variante de Muros-Noia

06 sep 2021 . Actualizado a las 13:15 h.

Estaban llamados a convertirse en importantes atractivos turísticos y el balance de los primeros meses desde la oficialización, por parte de la Iglesia, de los Caminos A Orixe, que atraviesa Arousa norte, y Ría de Muros-Noia confirma que esas previsiones se están cumpliendo. Ya se ha convertido en habitual ver a peregrinos siguiendo las flechas amarillas que adornan la comarca y desde uno y otro punto aseguran que las peticiones de información sobre los trazados son constantes. Este es el año del lanzamiento, pero el objetivo está puesto en el 2022.

El Camino de la Ría de Muros-Noia obtuvo el espaldarazo de la Iglesia en diciembre y pese a que los primeros meses fueron flojos, en lo que a visitas de peregrinos se refiere, con el avance de la primavera el ambiente se caldeó. Es difícil ponerle cifras al interés que está despertando esta ruta según la asociación que se encarga de su divulgación, en la que están representados nueve municipios.

El gerente de la Asociación de Concellos do Camiño a Santiago pola Ría de Muros-Noia, Sebastián Valverde, explica que no hay datos oficiales: «Es uno de los problemas que estamos tratando de solucionar en estos momentos, puesto que la oficina del peregrino de Compostela no ha establecido por ahora un control sobre este recorrido, por lo que al conceder las compostelas atribuye nuestros turistas a otros Caminos».

Pero la entidad ha encontrado en Urdilde (Rois), lugar por el que tienen que pasar los peregrinos que parten de la ría de Muros-Noia, una fuente fiable. Se trata del negocio O Estanco, que es parada habitual de los caminantes para sellar sus credenciales. Tiene un registro que solo abarca las tardes desde mayo hasta la actualidad y en él figuran medio millar de visitantes. La mayoría son nacionales, pero también hay italianos, checos, portugueses y austríacos.

Y las perspectivas de futuro son buenas, sobre todo de cara a la llegada de peregrinos por mar. Este mes arribarán a Portosín tres embarcaciones con peregrinos procedentes de Vigo: «Es la primera vez que se comercializan este tipo de billetes de forma individual, cuyo precio asciende a unos 700 euros, lo que demuestra el tirón que tiene este Camino», destaca Valverde.

Flecos pendientes

La Asociación Amigos do Camiño do Barbanza y Arousa también se muestra muy optimista con el trazado que ha diseñado desde el faro de Corrubedo, bautizado como A Orixe. Su presidente, Manuel Mariño, cifra en unas 200 las personas que han cubierto este recorrido desde su oficialización por parte de la Iglesia, que tuvo lugar a mediados de marzo. Y eso que, como explica el responsable de la entidad, todavía no está señalizado por completo: «En el parque natural de Corrubedo y en otras zonas sensibles, como las pobrenses Niñeiriños y Os Raposiños, estamos pendientes de que se actúe».

Estaba previsto que medio millar de peregrinos procedentes de Portugal recorriesen este verano A Orixe, pero el covid ha motivado la suspensión de la actividad, que ha sido pospuesta para el 2022: «Estamos convencidos de que el año próximo marcará el auténtico pistoletazo de salida de este Camino», destacó Mariño Nim. Y la asociación que preside aspira a que la comarca esté preparada para ello. Entre las iniciativas que tiene en marcha figura la habilitación, en las oficinas de turismo existentes en la comarca, de puntos para que los peregrinos puedan dejar sus mochilas.

Estrategias diferentes sobre la puesta en marcha de albergues

Tanto desde Barbanza como desde Muros-Noia, la idea es que el interés que despiertan los Caminos crezca parejo a la puesta en marcha de negocios. En ambos territorios hay ya empresas que han lanzado o lo harán en breve paquetes que invitan a los peregrinos a pernoctar en la zona. Lo que varía es la estrategia que se sigue de cara a la puesta en marcha de albergues.

En Muros-Noia no tienen prisa por dotar su Camino de este tipo de establecimientos: «De momento, la idea es potenciar el tejido hostelero que ya existe, de ahí que apostemos especialmente por las peregrinaciones por mar, por considerar que son los turistas que mejor encaje pueden tener», comentó Sebastián Valverde.

En Barbanza, en cambio, sí se están haciendo gestiones para la apertura de albergues. Manuel Mariño explicó que hay planes en marcha en los cuatro municipios. Puntualizó que en Ribeira se están analizando opciones en Corrubedo y Carreira, mientras que en A Pobra se apunta hacia el entorno de O Maño.