Lugares donde volver a caminar... o a correr

Ramón Loureiro Calvo
ramón loureiro FERROL / LA VOZ

VEN A GALICIA

Paisajes de especial belleza que invitan a hacer ejercicio en Ferrolterra, Eume y Ortegal

09 ago 2021 . Actualizado a las 23:14 h.

Estos días, en pleno tiempo de Olimpiadas, permítanme recordar —y a ver si yo mismo me animo a tomar ejemplo— lo que en una ocasión le escuché decir al ex marchador, y triple medallista olímpico, Maurizio Damilano, que visitó Galicia invitado por su amigo Isidoro Hornillos: «Caminar es el mejor deporte del mundo... porque es el que puede hacer todo el mundo», me dijo el legendario deportista italiano, nacido en Scarnafigi, en la región del Piamonte, en el año 1957.

El caso es que para quienes deseen caminar,lo mismo que para quienes prefieren correr, Ferrolterra, Eume y Ortegal ofrecen infinidad de posibilidades en las que, al hecho de ser lugares que por sus características invitan a hacer ejercicio, se une la belleza de los paisajes. Las opciones, afortunadamente, son tantas y tantas —hay cientos de sitios entre los que elegir, especialmente ahora, en el corazón del verano—, que resulta imposible reseñar aquí todas. Pero permítasenos, al menos, citar algunas.

Pinos junto a la playa

El pinar de A Magdalena, en Cabanas, es, en sí mismo, legendario. A comienzos de los años ochenta dejó maravillado a otro campeón olímpico más, al neozelandés John Walker, que se alojó en Cabanas la víspera de disputar un 1.500 en A Coruña, y que confesaba estar absolutamente fascinado tras haber salido a trotar entre los pinos que están junto a la playa. Doniños, que fue escenario de más de un campeonato gallego de campo a través, es otro excelente lugar para caminar o para correr. ¿Y qué decir de la magnífica playa de A Frouxeira, en Valdoviño, uno de los más bellos paraísos de la costa atlántica?

Meirás, perteneciente al municipio de Valdoviño —y lugar donde tiene sus raíces familiares una de las más grandes promesas del atletismo español, Sara Bogo—, también ofrece mil rincones diferentes para (re) descubrir mientras se hace ejercicio. Como sucede, además, en Ares.

El cielo del verano

Las luces del cielo estival invitan siempre a recorrer los paseos de Ortigueira: tanto los de la villa, los de Santa Marta, como los desus parroquias rurales. Igual que sucede en As Pontes, cuya capital municipal nació a orillas del Eume. Y hablando precisamente del Eume, ¿cómo podríamos olvidarnos de sus fragas, que son el bosque atlántico mejor conservado de Europa? Excelente lugar tanto para correr como para pasear, sobre todo cuando comienza el día o cuando va cayendo la tarde.

Los caminos de los montes comunales de Marraxón, en lo alto de Sillobre, permiten hacer ejercicio mientras se contempla un espectacular paisaje. Y los de San Xoán de Esmelle, en el municipio de Ferrol, parecen abrazar, en cada rincón, dándole la bienvenida, al visitante.

En Monfero uno se adentra en el corazón de la historia de Galicia. Y por los paseos de Xuvia y de Neda, otro tanto.