Los huesos que asustan a los turistas en Santa Comba de Carnota

Marta Gómez Regenjo
Marta Gómez RIBEIRA / LA VOZ

VEN A GALICIA

Detrás de esta pared, en un lateral del templo, se encuentra el osario que ha provocado más de un susto
Detrás de esta pared, en un lateral del templo, se encuentra el osario que ha provocado más de un susto

La peculiar situación el osario del templo parroquial ha llevado a más de uno a llamar a los servicios de emergencias

08 ago 2021 . Actualizado a las 11:42 h.

Si uno se pone en la piel de los operadores que cada día atienden las llamadas que se reciben en el servicio de emergencias del 112 podrá imaginarse la alarma que genera descolgar el teléfono y toparse con un ciudadano asustado tras el hallazgo de unos restos humanos. La reacción es inmediata, y la movilización de las fuerzas del orden también... Salvo que la llamada en cuestión proceda de Carnota. Policía Local y Protección Civil del municipio están ya más que acostumbrados a este tipo de avisos, que siempre tienen el mismo origen: el osario de la iglesia de Santa Comba.

Todos los cementerios, y por extensión los templos a cuyo alrededor se han erigido tradicionalmente las necrópolis, cuentan con un osario, que no es otra cosa que un lugar destinado a reunir los huesos y restos que aparecen cuando, por ejemplo, se procede a un nuevo enterramiento. Sin embargo, el caso de Carnota tiene una particularidad, y es que por lo general estos espacios están lejos de la vista, mientras que en la iglesia de Santa Comba se encuentra en una pared exterior del templo.

Los restos de huesos se distinguen perfectamente
Los restos de huesos se distinguen perfectamente

Suele decirse que la curiosidad mató al gato, pero en este caso lo que provoca es algún que otro susto a los turistas que se asoman y ven a través de un agujero los huesos depositados: «Eu non sabía nin que estivera alí o osario ata que nos chamaron a primeira vez alarmados, pero a xente é moi curiosa porque hai que ir mirar a propósito para velos», explica el responsable de la Policía Local carnotana.

Todos los años

Desde aquella primera llamada, se han sucedido decenas cada año, este verano también: «Todos los anos é a mesma historia». Aunque quienes conocen el lugar señalan que los huesos no están a la vista, lo cierto es que es fácil acceder a ellos. No en vano, el osario se encuentra en un lateral de la iglesia, detrás de una pared de poca altura a la que es fácil encaramarse para ver qué hay detrás. Se trata además de una zona muy concurrida por quienes visitan Carnota para ver su famoso hórreo y todo el entorno, así que los sustos entre los turistas son frecuentes.

No es este el único punto que ha generado avisos de este tipo en Carnota, y hace años era en la iglesia de San Mamed donde se concentraban las alertas por la presencia huesos humanos, porque, allí sí, estaban bien a la vista. Debido a la alarma que suscitaba esta situación, se optó en su momento por cambiar de ubicación el osario.

En Santa Comba, por ahora, no hay previsión de semejante cosa. Pero por si hay alguien despistado que se encuentra con el macabro hallazgo en su visita a Carnota, debe saber que no tiene de qué preocuparse, puesto que los huesos depositados son muy antiguos.