Diez alojamientos gallegos de sobresaliente a pie de playa

Noelia Silvosa
NOELIA SILVOSA

VEN A GALICIA

MARCOS MÍGUEZ

Los clientes puntúan. Estos son algunos de los más valorados por sus visitantes en Booking

08 ago 2021 . Actualizado a las 21:40 h.

RAMON LEIRO

A Maquía, (Samieira, Poio)

Esta casa con encanto en Samieira (Poio), dispone de nueve habitaciones y una suite de sesenta metros cuadrados, con bañera de hidromasaje y vistas a la ría de Pontevedra. También ofrece

una habitación especial con la misma bañera y cuarenta metros cuadrados, y luego ya da paso al resto de dormitorios estándar. Son espectaculares sus desayunos, y dos minutos andando bastan para llegar a la cala de Caeiro, justo al lado del arenal de Laño.

ANGEL MANSO

Noa Boutique Hotel (Santa Cruz, Oleiros)

En pleno paseo marítimo de Santa Cruz, es imposible no fijarse en la imponente terraza del NOA Boutique Hotel. Abierto en junio del 2019, tiene 32 habitaciones de diseño y estilo nórdico con preciosas vistas acristaladas al mar y al castillo. La joya que lo corona está en su azotea, donde aguardan una piscina y un jacuzzi para bañarse desde las alturas. 

ANA GARCÍA

Cabanas de Vendaval (Malpica)

En la parroquia de Barizo se encuentran estas cinco coloridas cabañas al lado del mar. En ellas podrás contemplar la puesta de sol mientras te das un baño en la piscina o en la bañera de hidromasaje. También cuentan con parque infantil, hamacas, zona de barbacoa y de aparcamiento, con servicios para caravanas. 

Cabañas de Canide (Mera, Oleiros)

La situación de estos apartamentos es privilegiada para unas vacaciones en la costa coruñesa. Con unas espectaculares vistas a la ría de A Coruña y a la torre de Hércules, disponen de todas las comodidades propias de un hotel pero con una mayor independencia y privacidad. Las experiencias que ofrecen varían desde la suite con bañera japonesa, que puede resultar perfecta para un plan de pareja, y la villa con tres habitaciones dobles para adaptarse a las necesidades familiares o de un viaje en grupo.

Mar do Ézaro Boutique Hotel (O Ézaro)

Las mejores puestas de sol de O Ézaro podrás verlas sin salir de este hotel, que tiene a un paso la cascada y la playa. Su jardín privado y el jacuzzi de sus suites ofrecen también una alternativa para el descanso y los baños fuera de la arena. Las habitaciones, con vistas al arenal, están totalmente renovadas y ponen a disposición del cliente una amplia gama de servicios de lujo y facilita la contratación de actividades tales como motos de agua o kayak en el entorno.

Mardevela (Sanxenxo)

Si hay un destino cotizado en el verano gallego, ese es Sanxenxo. Y allí mismo se encuentra el Hotel Mardevela, en primera línea de playa. Por eso las vistas al mar son una constante en este alojamiento, que presume de tener terraza panorámica en sus habitaciones. Justo frente al puerto deportivo y a cinco minutos del centro, en su recepción te informarán también de cómo contratar actividades de ocio como paseos en barco o el golf en el campo de Meis.

OLardoMar (Carnota)

Este rincón de lectura con la lareira original de la casa, construida hace 200 años, forma parte del encanto de OLardoMar, un complejo de dos casas con dos habitaciones cada una y un granero reformado en un loft con altillo. Acaban de reformar el jardín, una de sus estancias estrella, y el alojamiento se encuentra a dos kilómetros de la popular playa de Carnota. En las proximidades se puede disfrutar de múltiples experiencias, como las rutas en bici o a caballo y el kitesurf.

Alén do Mar (Fisterra)

Su acceso directo a la playa de Langosteira, ubicada a tan solo cien metros del hotel, es uno de sus principales atractivos. También el hecho de estar situado en pleno Camino de Santiago y próximo al cabo de Fisterra, con un fácil acceso al transporte público y aparcamiento gratuito para clientes. Sus once habitaciones combinan el diseño y el confort para una estancia en el corazón de la Costa da Morte en el que disfrutar de este alojamiento con mucha personalidad.

Casaldomar (Vilagarcía)

Si buscas un alojamiento en Vilagarcía frente al mar y la isla de Cortegada, esta es una opción. A 2,7 kilómetros de la playa de Sartax, el complejo cuenta con salón compartido, jardín y terraza. También con habitaciones familiares y servicio de «room service». Casaldomar es una casa señorial con una superficie de 1.200 metros cuadrados, y está rodeada por una finca de 9.700 metros cuadrados que abrió sus puertas en el verano del 2016 con vocación de hotel con encanto.

Porto Cabana (Cabana de Bergantiños)

Tan solo 2,4 kilómetros separan al Aparthotel Porto Cabana de la playa de Balarés. Todos los alojamientos de este complejo cuentan con sofá, zona de estar y cocina equipada con zona de comedor. El complejo dispone también de terraza y unas vistas de excepción gracias a los grandes ventanales que tiene cada una de sus estancias. La tranquilidad, la ubicación y las vistas son dos de los aspectos más destacados por los clientes en sus valoraciones.